Argentina y la lucha por una movilidad urbana ecológica

Movilidad urbana ecológica

Mientras que otros países de Sudamérica han presentado avances importantes en cuanto a temas de electromovilidad, Argentina aun no cuenta con un marco regulatorio ni una propuesta óptima para combatir el problema de contaminación urbana producido por el transporte público.

Sin embargo, todo apunta a que este panorama está próximo a cambiar gracias  al nuevo proyecto de ley presentado por la comisión de Medio ambiente de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

El proyecto consiste en que colectivos y taxis de la capital no ocupen vehículos a combustible y opten por el uso de energías renovables y transporte eléctrico.

“En la ciudad de Buenos Aires deberíamos fomenta la ampliación de la red de subterráneos, la cuál es eléctrica, pues es la única manera de alivianar el tráfico en las grandes ciudades” señaló Sputnik Sergio Abrevaya, el legislador porteño por el Bloque GEN y auto del proyecto.

¿Qué pasa hoy?

Irónicamente hoy en día la capital argentina no cumple esta función considerando que transporta más flujo de personas en colectivos y buses antes que por la vía subterránea.

En este sentido, por allí debe partir el cambio para alcanzar una cultura y estilo de vida más sustentable.

Las líneas de colectivos de Buenos Aires están obligadas por ley a ser renovadas al menos cada 10 años, de lo contrario no pueden circular.

Esto asegura que el proyecto es realizable y no quedará en una utopía según lo que explica Abrevaya.

Incluso, actualmente el Gobierno Nacional otorgó una prórroga hasta el 31 de diciembre de 2019 demandada por las empresas del país.

Su petición se basa en la situación económica actual que no les permite renovarse dentro de ese margen.

En este sentido, la idea de este proyecto es que al transformarse en ley obligue a las empresas de transporte de pasajero a renovar su parque automotor con vehículos eléctricos o híbridos.

Aquí también entra en juego el aporte de los Gobiernos locales, quienes tienen la responsabilidad de ofrecer servicios óptimos para asistir este tipo de vehículos.

¿Cuál es el fin de cambiar a la electromovilidad?

Esto además logrará fomentar el uso de esta tecnología automotriz y masificará las estaciones de carga alrededor del país.

Básicamente, todo gira en torno a evolucionar culturalmente considerando que quienes tiene un vehículo automotriz podrá tener más puntos de carga y a su vez muchas más personas decidirán adquirir uno.

Más de 18.000 colectivos son los que circulan diariamente en la capital del país transportado de 6 a 10 pasajeros por viaje.

Estos vehículos son causantes de al menos un 70 % de la contaminación del aire en Buenos Aires mientras que en todo Argentina el transporte representa un 15,5 % de la emisión de gases de efecto invernadero.

El proyecto ya tiene el visto bueno de la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (CEAP) y en marzo tendrán inicio las actividades legislativas mientras se espera la aprobación del oficialismo.

En la ciudad de Rosario cuentan con programas pilotos de autobuses a biodiésel que reemplaza los motores de combustión a petróleo.

Sin embargo, no son considerados una alternativa completamente ecológica considerando que su fuente de energía implica deforestación por lo que los organismos defensores de la naturaleza cuestionan su uso.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *